El Viagra también le sirve a las mujeres

La falta de apetito sexual es una de las principales razones por las cuales los pacientes depresivos terminan sus tratamientos.Científicos

de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nuevo México consideran

que la disfunción sexual femenina es un efecto secundario de la

administración de antidepresivos recetados a una mayoría mujeres de

entre 18 a 65 años en Estados Unidos.Los antidepresivos son

prescriptos a dos veces más mujeres que hombres pero los medicamentos

más eficientes para luchar contra los problemas sexuales en los hombres

no fueron aprobados para las mujeres, recuerdan los autores de este

estudio publicado por el JAMA (Journal of American Medical Association).En

un detalle del estudio realizado entre septiembre de 2003 y enero de

2007 en siete centros de salud de Estados Unidos, los médicos eligieron

de manera aleatoria a 49 mujeres a quienes administraron sildenafil en

dosis ajustables de 50 mg y 100 mg, aproximadamente dos horas antes de

cada actividad sexual durante ocho semanas.A las otras 49 mujeres que sirvieron como grupo de control de la prueba se les administró una sustancia inocua o placebo.Los

investigadores probaron el Viagra en 98 mujeres cuya depresión estaba

disminuyendo pero que seguían encontrando problemas en su vida sexual,

como la falta de excitación o dolores durante el acto sexual.Mientras

la mitad de la muestra recibió un placebo, la otra debió tomar durante

ocho semanas un comprimido de Viagra una a dos horas antes de tener una

relación sexual.Aproximadamente el 73 por ciento de las mujeres

que tomaron el placebo no sintieron ninguna mejora, mientras que apenas

el 28 por ciento de la mujeres que sí habían tomado Viagra decían lo

mismo, según el estudio.Aunque algunas se quejaron de dolores de cabeza o náuseas, ninguna dejó la prueba debido a los efectos secundarios."Tratando

este efecto problemático indeseable en los pacientes que fueron curados

con eficacia de una depresión pero que deben seguir su tratamiento para

evitar una recaída, los pacientes pueden seguir tomando antidepresivos,

se reduce la tasa elevada de interrupción prematura del tratamiento y

mejoran los resultados en el combate contra la depresión", escribió el

principal autor de la investigación, George Nurnberg, de la escuela de

medicina de la Universidad de Nuevo México."Este descubrimiento

es importante no sólo porque el doble de las mujeres sufren trastornos

depresivos en comparación con el hombre y porque experimentan también

una mayor disfunción sexual, sino porque establece que (las sustancias

como el sildenafil) son efectivas para ambos sexos", indicaron los

científicos en el informe.