¡Chequea tu historial de crédito gratis!

Estar endeudado no afecta tu reporte

Resulta conveniente revisar el reporte de crédito periódicamente para corregir posibles errores. - Photodisc

Cuando alguien habla de crédito, lo primero que hace es asociar esa palabra al dinero que se pide prestado a un banco o a otras instituciones financieras, y que habrá que devolver con intereses y en un plazo determinado. Pero el crédito es un concepto que va más allá del dinero en efectivo: una compra en cuotas en una tienda es también un crédito, al igual que las cuentas del cable y el alquiler de una casa.

La base del crédito, como su nombre lo indica, es la credibilidad. Sin ésta, no existe el crédito. Por eso es tan importante la forma en que cada uno maneja su crédito.

Del historial de crédito dependerán los futuros pedidos de préstamos, así como las tasas de interés que habrá que pagar. La influencia del historial de crédito excede el terreno de los préstamos financieros.

Cuando alguien intente alquilar una vivienda, su historial de crédito será revisado por el propietario. Y lo mismo puede ocurrir cuando esa misma persona solicite después que le instalen los servicios de teléfonos y luz.

Cuando se habla de crédito hay que tener en claro algunos conceptos básicos, como los que siguen:

Créditos o préstamos

El dinero que se pide prestado a bancos y otras instituciones, por el que se paga un interés y que se debe devolver en cuotas y en un plazo.

Cuánto menor sea la tasa de interés mejor para el que toma el crédito, y cuando antes se complete la devolución, menor será el monto total de intereses que se pago.

Intereses

La tasa de interés con la que se pacta un crédito es determinada por dos factores: el historial de crédito y el nivel de los tipos de interés que la Reserva Federal (equivalente al Banco Central de Estados Unidos) cobra a los bancos por pedir dinero prestado. Por lo tanto, el interés no dependerá sólo del que solicite el préstamo.

Cada banco o institución bancaria ofrece distintas tasas de interés, pero siempre estarán basadas más o menos en la tasa que la Reserva Federal les cobra a ellos.

Este año el promedio nacional de puntaje de crédito de los estadounidenses es de 677 puntos, según el análisis de Experian Consumer Direct (ECD), división de Experian (una de las tres agencias de reporte de crédito más importantes del país).

Además, según esta investigación la deuda promedio de los consumidores ha crecido 12 por ciento respecto a inicios del pasado año.

Los consumidores estadounidenses, como promedio, acarrean una deuda actual de 11,224 dólares, en comparación con los 10,024 dólares de esta época en 2004.

No obstante, resulta notable el hecho de que 25 por ciento de todos los consumidores tienen una deuda por encima del promedio nacional, con puntajes de crédito promedio de 695, por encima de la media nacional.

En el sentido opuesto, los consumidores con cantidades de deuda por debajo del promedio nacional tienen un puntaje de crédito más bajo, de 671 como promedio.

Estos datos resultan curiosos, pues apuntan hacia la existencia de una correlación entre mayor deuda y mejor puntaje de crédito, y viceversa.

Por ejemplo, la cantidad de deuda promedio de los consumidores del estado de Massachusetts es de 14,590 dólares, mucho mayor a los 9,495 dólares que sostienen los residentes de Texas.

Sin embargo, el puntaje de crédito promedio en Massachussets es de 703 puntos, mucho mejor que el de los tejanos, con un regular promedio de 651 puntos.

El puntaje utilizado por este estudio va desde los 330 hasta los 830 puntos. Se supone que mientras mayor es el puntaje del consumidor, menor es el riesgo que representa para el otorgamiento de un préstamo.